Síguenos

Herodoto

Aquella soleada tarde de verano, el hombre gordo de la camisa  verde y la gorra amarilla estaba sentado como de costumbre en uno de los medianamente oxidados bancos del parque. Nadie sabía por qué lo hacía, ni para qué. Llegaba…