Síguenos

Herodoto

Ya hacía rato que había entrado de lleno la noche en la villa londinense. Algunas nubes tapaban el cielo estrellado, ocultando tras de sí la luna llena en su máximo apogeo. Las amarillentas luces de las farolas iluminaban las calles,…