Síguenos

La Trova

Los jugadores aficionados a los videojuegos de estrategia conforman un grupo particular dentro de la comunidad gamer, y para su disfrute recomendamos hoy un videojuego de Paradox Interactive: Stellaris. Lanzado en mayo de 2016, ha sido uno de los juegos más laureados y vendidos de la compañía.

Stellaris La Trova

Stellarises un 4K por antonomasia en el que podrás controlar diversas civilizaciones humanoides y alienígenas en un entorno galáctico en disputa. En él se cumplen todas las premisas básicas en un juego de estas características: exploración de la galaxia, gestión del imperio, evolución tecnológica y entablamiento de relaciones diplomáticas y conflictos militares con los demás imperios del entorno. El juego presenta claras similitudes con otros 4K producidos por Paradox, como es el caso del Europa Universalis, utilizando además el mismo motor gráfico; no obstante, el Stellaris sustituye el sistema de turnos por la estrategia en tiempo real, y es significativamente superior en todos los aspectos. 

Exploración galáctica y evolución tecnológica

El juego nos sitúa en el inicio de la exploración galáctica, una vez asegurado el control del sistema solar en el que comienza su desarrollo la especie que hayamos escogido (o bien, creado) para comenzar a jugar. Para poder controlar los sistemas es necesario sondearlos previamente, para luego proceder a la construcción de infraestructuras en el espacio que aseguren su dominio y la explotación de sus recursos. Los sistemas se conectan entre sí a través de hipervías estables, que ejercen como rutas para conectar sistemas situados a años luz de distancia en pocos días, contribuyendo a una mejor experiencia de juego. 

Stellaris La Trova

Con la paulatina exploración de los sistemas próximos van aumentado las posibilidades de expansión y los descubrimientos derivados de la exploración, que influirán de forma determinante en el desarrollo tecnológico del imperio. Los sistemas descubiertos podrán ser colonizados, ampliando las fronteras de nuestra civilización galáctica y aumentando con ello los recursos explotables y planetas colonizables.

El sistema de evolución tecnológica es bastante destacable, contando con una división del conocimiento adquirible en tres ramas: la física, la ingeniería y la investigación en sociedad. Cada una de estas ramas del saber debe estar encabezada por un líder científico con habilidades determinadas, y el mayor o menor nivel de desarrollo obedecerá a estas habilidades, al número de estaciones de investigación estelares y laboratorios de investigación terrestres, los tratados adoptados con otras especies y el trabajo de investigación autónoma llevado a cabo por las naves científicas en su exploración de las anomalías presentes en el espacio. 

Economía y explotación de recursos

Stellaris asume con naturalidad que la energía sería el denominador común a la hora de establecer el potencial económico de un imperio galáctico, y por ello es el principal indicador económico del juego, siendo necesario para el funcionamiento de las estructuras galácticas, los edificios terrestres y la dotación energética de las naves. Asimismo, se erige como el recurso fundamental en el desarrollo de relaciones comerciales con otros imperios. Los otros recursos relevantes son los minerales (necesarios para la construcción de edificios, naves y estructuras diversas) y los alimentos, fundamentales para el mantenimiento de las poblaciones y su desarrollo. Al margen de todo ello contamos con un elemento clásico, que es el de los recursos escasos (muy codiciados) que contribuyen al bienestar de las poblaciones y son muy utilizados en intercambios comerciales.

Stellaris La Trova

Sobre la base del control de sistemas planetarios y la edificación de estructuras de aprovechamiento en el espacio se genera el dominio de amplias zonas de la galaxia, lo que incrementa las posibilidades de encontrar planetas habitables. Su colonización y la edificación de infraestructuras que generen recursos son un elemento económico de relevancia (además de contribuir al incremento demográfico).

Especies y líderes

Las diversas especies que integran los imperios galácticos poseen características propias, que influyen en su forma de interactuar con los demás seres de la galaxia, su política, su modelo de sociedad, su esperanza de vida y las habilidades que pueden desarrollar. La evolución tecnológica en aspectos biológicos y sociales puede propiciar la paulatina transformación genómica de las especies y su adaptación a nuevas fórmulas de sociedad.

Al margen del papel biológico se tienen en cuenta aspectos como el entorno social, las relaciones con otras civilizaciones y sus políticas, así como el papel que juegan los líderes. El liderazgo militar lo ostentan generales y almirantes de flotas, el político es ejercido por gobernadores, y el tecnológico por científicos. Una mezcla bastante interesante de genética, entorno social y talento individual para aderezar una experiencia de gestión de especies bastante aceptable. 

Stellaris La Trova

Sin olvidar, claro está, el elemento genético. Las especies tienen una serie de capacidades que pueden ser modificadas científicamente, adquiriendo otras características y habilidades. Podemos evolucionar especies desde cero, cambiar características genéticas de especies inteligentes, o incluso establecer los términos por los que deben regirse los androides, robots y otras formas de inteligencia artificial en el imperio. Un verdadero paraíso para los amantes de la ciencia ficción. 

Gobierno y política

Cualquier experiencia de simulación de sociedades debe contar con un sistema de gestión política decente, y Stellaris lo hace a través de un planteamiento muy atractivo. Por una parte está el papel que juegan los líderes, que acaban teniendo una función destacada en las tareas de gobernación con sus habilidades y su carácter. Las formas de gobierno son muy variopintas, existiendo desde democracias con un sistema electivo a sistemas dictatoriales férreos, pasando por monarquías galácticas con un origen religioso o colectivismos de muy diverso signo. En cualquier caso, los líderes tendrán un papel fundamental a la hora de establecer el control de los imperios galácticos del juego, al participar en el gobierno y la presidencia de los sistemas políticos que se generen. 

Stellaris La Trova

Es interesante el rol que se da a las facciones políticas, encuadrando a las poblaciones en una facción concreta. El devenir de la sociedad determinará las alternativas al sistema, y el triunfo de una facción política concreta (que se apoya en una mayor representatividad social) genera cambios en el modelo político. El descontento con el sistema puede generar levantamientos y revueltas, con todo lo que ello implica. El modelo elegido tendrá una repercusión directa en la felicidad de las poblaciones, su producción y sus motivaciones como sociedad. 

Diplomacia

La diplomacia con otros imperios galácticos se produce a través de las fórmulas tradicionales en este tipo de juegos. Por una parte están los acuerdos económicos, de carácter comercial; por otra, los pactos de no agresión, los acuerdos para formar protectorados estables, y en última instancia las federaciones, que son alianzas duraderas con una alternancia de sus miembros en la presidencia y control de los recursos comunes. La mayor o menor sintonía con otros imperios dependerá de sus postulados ideológicos, de la confluencia (o no) de intereses comunes, o bien de las relaciones que se mantengan con otros imperios. Las rivalidades también están a la orden del día, por supuesto, y suelen marcar la estrategia militar a seguir.

Stellaris La Trova

Ya se sabe que la política hace extraños compañeros de cama, y no es imposible que una monarquía espiritualista pueda estar aliada con una democracia materialista… pero lo común es que los imperios con intereses comunes tengan un mejor feedback a la hora de establecer acuerdos bilaterales. Por supuesto, siempre están presentes las tradicionales relaciones de subyugación, con la posibilidad de tener imperios que sean nuestros vasallos, o incluso de ser vasallos de otro imperio mayor. Las posibilidades, como siempre, son muy altas y dependerán del rumbo que queramos dar a nuestras políticas y de unas decisiones económicas y militares coherentes, que nos permitan sobrevivir en un entorno competitivo. 

Guerras espaciales

Un juego de estas características no podía olvidarse de la guerra, aunque en Stellaris lo más importante está fuera del propio combate. La decisión de incluir redes de hipervías estables a la hora de moverse entre sistemas convierte el mapa galáctico en una referencia intuitiva, con unas fronteras claramente delimitadas, y una serie limitada de movimientos que obedecerá al control de las zonas mejor conectadas con otros sistemas. Eso nos obliga a establecer elementos defensivos en las zonas más sensibles, donde las bases estelares aparecen en toda su inmensidad, creciendo en potencia y tamaño a lo largo de la partida. 

Otro elemento interesante es el de las megaestructuras, que se pueden construir en el vacío del espacio con la tecnología apropiada. Sinceramente, ¿quién no desea tener su propia estrella de la muerte? Un verdadero guiño a los amantes del género espacial. 

Stellaris La Trova

Y por supuesto, están las naves. Se organizan mediante un sistema de flotas, comandadas por un almirante, y compuestas de diversos tipos de naves, obedeciendo a las tradicionales tipologías navales: corbetas, destructores, cruceros o acorazados nos esperan para dar rienda suelta a nuestros anhelos de conquista del espacio. El sistema de gestión de flotas es realmente brillante, y contempla la opción de incorporar las tecnologías investigadas a nuestras naves de manera manual o automática. Es decir: si lo deseamos, podemos diseñar las naves de nuestra flota con total libertad. 

Los combates se deciden antes de comenzar: el equipamiento de nuestras naves, el nivel de tecnología de los elementos que las componen, la experiencia del almirante o la presencia de apoyo por parte de una base estelar son solo algunos elementos que determinarán el resultado. La preparación para el combate es más relevante que el propio combate, en el que una derrota no supone la pérdida de toda la flota, siendo posible la retirada pasado un tiempo. El desgaste es una de las mejores herramientas para ganar un conflicto, desde una perspectiva plenamente acertada de lo que una guerra supone. 

Stellaris La Trova

La invasión de planetas es parte del sistema de combate, pudiendo enviarse flotas de transporte para su conquista. El apoyo de una flota de combate potente suele ser recomendable, y si bien el mecanismo de invasión funciona, es quizás uno de los aspectos más flojos del juego. Pese a todo, las guerras espaciales, el control de los puntos estratégicos, la asociación con otros imperios en el combate o la propia preparación previa de nuestros efectos militares resultan una verdadera delicia. 

En resumen: un juego apasionante

Una experiencia de juego increíblemente adictiva, una interfaz accesible y estéticamente muy lograda, y sobre todo una fórmula que funciona, hacen de Stellaris un 4K muy recomendable. Todo un imprescindible para los amantes de la estrategia en PC. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: